La Colección Bergé se inició en los años ochenta apostando por el arte contemporáneo internacional. Guiados por su tradicional espíritu emprendedor y por su interés en todo lo que ocurre en el mundo, Bergé decidió poner la mirada en el futuro y abrir las fronteras de la empresa hacia la internacionalización de una forma comprometida. En ese contexto se crea una colección de arte contemporáneo con el objetivo de legar a las futuras generaciones un ejemplo de qué está acaeciendo hoy en día en nuestro entorno.

El arte contemporáneo es un fiel reflejo de nuestra sociedad. Los artistas contemporáneos son documentalistas y recolectores de las grandes preocupaciones de nuestros días. La temática de sus obras nos invita a reflexionar sobre temas sociales, políticos, ecológicos, filosóficos o estéticos. Para un grupo empresarial familiar con orígenes en la segunda mitad del siglo XIX, coleccionar arte contemporáneo internacional constituye una aventura más, fiel reflejo de actividad empresarial de Bergé y cía. que va desde la originaria actividad portuaria, la limpieza del medio ambiente, la actividad de remolcadores, pasando por el transporte, la automoción, las nuevas tecnologías y la cultura del vino.

La colección está compuesta por unas 120 obras en todo tipo de medios –pinturas, obras sobre papel, esculturas, fotografías, vídeos e instalaciones–. Entre sus fondos cuenta con obras de artistas de referencia cuyas adquisiciones se hicieron hace treinta años y que conforman la columna vertebral de la colección –tales como Bruce Nauman, Gerhard Richter, Carl André, Allan McCollum, John Baldessari, Eduard Ruscha, Jonathan Borofsky, Cristina Iglesias, Jannis Kounellis, Juan Muñoz o Susana Solano–; y otros cuyas obras se adhirieron a la Colección en momentos tempranos de su carrera y que con el tiempo también se han ido consolidando –como Dora García, Martin Creed, Lara Almárcegui, Ángela de la Cruz, Ghada Amer, Céline van Balen, Pierre Huyghe, David Shrigley, o Erwin Wurm.

En 2008 la Colección Bergé recibió el premio ARCO al mejor coleccionismo corporativo. En 2011 Bergé fue invitado a adherirse a IACCCA (International Association of Corporative Collections of Contemporary Art) a la que pertenecen más de cuarenta importantes corporaciones de todas partes del mundo y desde 2014 está también formando parte del consejo de dirección de la asociación. En 2015 la Colección Bergé se incluyó en el libro de las 80 mejores colecciones corporativas del mundo.

En los últimos años se han realizado numerosos préstamos de obras de la Colección Bergé a exposiciones en prestigiosas instituciones culturales y museos nacionales e internacionales, tales como: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Bolsa de Madrid, Sala Comunidad de Madrid-Alcalá 31, ARCO, Fundaçao Caoluste Gulbekian (Lisboa), Fondazione Arnaldo Pomodoro (Milán), Milton Keynes Gallery (Londres), The Fruitmarket Gallery (Edimburgo), entre otros.

Actualmente la colección está desplegada en tres sedes distintas en las que las obras conviven con los espacios de trabajo y en la que los empleados se empapan a diario del espíritu de Bergé y su pasión y entusiasmo por el arte contemporáneo.

Sedes de la Colección Bergé